Saltar al contenido

El renting de vehículos comerciales, la solución que tanto estabas buscando

El renting de vehículos comerciales





A la hora de plantearse cualquier tipo de negocio, es necesario contar con uno o varios vehículos comerciales. Sin embargo, muchas veces surgen las dudas de cómo poder obtenerlos. El renting de vehículos comerciales suele utilizarse para aquellos negocios y particulares que dependen de estos medios de transporte para poder funcionar, o en el caso de aquellas empresas donde es más cómodo trabajar a través de la utilización de los mismos. Muchas veces, la situación económica de los usuarios es un obstáculo bastante grande para poder adquirir vehículos de la forma tradicional. Por ello, es importante conocer todas las alternativas de las que se dispone, de manera que estos se puedan obtener de una forma que pueda producir beneficios en un futuro. La opción que más puede facilitar todos los procesos en lo referente al alquiler de vehículos sin duda es el Renting, el cual a través de sus contratos tan novedosos ofrece una gama de lo más amplia de vehículos comerciles que hará mucho más fácil a los usuarios el poder desplazarse en su día a día, así como realizar todas las tareas comerciales que correspondan. Se debe tener muy en cuenta, que habrá que pasar una itv para vehículos de distribución, de manera que se pueda asegurar que estos se encuentran en buen estado y que se pueden manejar sin que ocurra ningún peligro. Para ello, es recomendable pedir cita  en cualquier local donde se pueda realizar la ITV y proceder a llevar a cabo el chequeo que pueda comprobar que todo se encuentra en orden.





Los contratos de renting de vehículos comerciales eléctricos normalmente se realizan a corto o a largo plazo, y una vez finaliza el mismo, ya no tienen opción para comprarlos, lo que quiere decir que este tipo de coches solo pueden disfrutarse durante un tiempo limitado, que sin embargo puede llegar a ser bastante largo. El uso de vehículos eléctricos en flotas corporativas también es bueno, no solamente para el negocio, sino también para el medio ambiente al aumentar su eficiencia en costes. También proyecta una imagen corporativa agradable y que contribuye directamente a la eliminación de la huella de carbono, algo que contribuye de buena manera a la conservación y cuidado del planeta y a evitar la contaminación. El renting de vehículos comerciales además no solo se puede llevar a cabo para coches de empresa, sino que también están disponibles para autónomos, siendo la solución integral para el confort de todos los clientes que los terminen utilizando. Este procedimiento no solamente está creado para negocios, sino que también está disponible para aquellas personas que buscan algo más sencillo para su uso personal.





En caso de estar buscando ofertas de renting de vehículos comerciales, se podrán encontrar fácilmente, ya que las empresas que proporcionan este tipo de servicios suelen ser bastante serias y garantizan beneficios únicos y ventajas inigualables. Entre ellos, destacan el servicio exclusivo de recogida y entrega a domicilio, donde una vez se pida una cita, el conductor podrá llevar el coche al taller o incluso solicitar en el momento este servicio de cobertura nacional. También se podrá llevar a cabo el cambio de neumáticos, el cual se realizará con las marcas homologadas por el fabricante. Todo ello, sin olvidar la asistencia de 24 horas los 365 días del año, con un servicio de atención en carretera incluido en caso de que el vehículo pueda resultar accidentado. Puede darse también el caso de que haya empresas de tamaño más pequeño que necesiten vehículos con urgencia para transportar mercancía o hacer viajes. Para estas situaciones también se podrá utilizar el renting de vehículos comerciales a través del leasing, una forma de financiar la compra del vehículo y que también da la alternativa de obtenerlo a través de una cuota mensual, sin necesidad de tener que desembolsar una cantidad de golpe. De esta manera, al finalizar el contrato no habrá ningún problema para acceder a la opción de compra.

Una vez se sepa qué plan es el que más beneficia a cada empresa, se procederá a calcular cuáles son las fórmulas más convenientes para tomar una decisión. A la hora de elegir un vehículo comercial para una empresa se deben tener primero muy en cuenta las necesidades de cada negocio, así como el uso que se le va a dar al vehículo. En caso de buscar la adquisición del mismo, se proceder al Leasing. De la misma manera, si solo se quiere disfrutar del coche sin que se convierta en una inversión, entonces la mejor alternativa es proceder al renting. Las opiniones que existen sobre estos procesos suelen ser muy buenas por lo general, ya que ambas tienden a ajustarse a lo que realmente las empresas necesitan para tener la garantía de que podrán continuar con sus servicios a pesar de que dependan exclusivamente de los vehículos para su funcionamiento.

Shares